La construcción del yo: Del cuerpo al lenguaje

Autor: Juan Alberto Garralda
Editorial: Letra Viva

Leer un fragmento
Comprar libro en papel
Comprar libro digital en Streaming
Comprar ebook en Amazon
Comprar ebook en Google Books
Consultar

¿Cómo advenimos a ser lo que somos? ¿Cómo se construye el yo? La respuesta a esta eterna pregunta, es compleja y abarca varias disciplinas. El autor comienza por recurrir a la epistemología para marcar la dificultad de comprender con mirada de adulto lo que ocurrió en la infancia. Al gran avance de las neurociencias que da cuenta de la complejidad del procesamiento cerebral para construir representaciones. A los hallazgos de la clínica psicomotriz desde Dupré, Wallon, Ajuriaguerra hasta Lapierre.
También a la psicología evolutiva, así como a los pediatras y psicoanalistas infantiles, desde Spitz hasta Winnicott. A las concepciones del yo y del inconsciente desarrolladas por Freud y ampliadas por Ferenczi, Lacan, Dolto, Nasio y otros.
Recurre además a su propia experiencia como psicodramatista y analista corporal, donde el juego libre produce intensas regresiones, permitiendo al yo observarse a sí mismo y a sus defensas. Sumada a una larga trayectoria en el Hospital Borda, donde asistió a los desmoronamientos del yo con sus fragilidades.
Redefine y amplía conceptos básicos como representación psíquica, imagen, inefable, juego, palabra.
La palabra nos hace sujetos y nos sujeta a ella. Es un producto final muy complejo, una síntesis no total del universo de las representaciones corporales, inabarcables para el lenguaje. El yo es un complejo producto virtual nunca acabado. Portamos, en formas muy variadas, una fragilidad inherente a nuestra constitución psíquica.
El narcicismo como compensación de las fallas del yo corporal. La certeza de existir sin necesidad de ser esclavo de la propia imagen. Una integración no enajenada en un solo yo.
Por último, la paradoja del amor como una amenaza al yo y la agresión como su defensa.

Juan Alberto Garralda es médico psiquiatra, psicoanalista y psicodramatista. Expresa su experiencia en terapia de grupos como el grupo de las 25.000 horas.
Las vivencias, fuertemente regresivas, que se observan en los juegos dramáticos, lo llevaron a incursionar en lo que se llama comunicación corporal, trabajando con varias técnicas o abordajes corporales. Recaló en la psicomotricidad relacional de André Lapierre luego llamado Análisis Corporal de la Relación realizando su formación en Brasil, Francia y Argentina. Basada en el juego libre permitía explorar la comunicación no verbal, la comunicación silenciosa.
Una extensa carrera de más de 40 años en el hospital Borda le permitió asistir a las fallas de la construcción del yo.
Numerosos trabajos, artículos, presentaciones, cursos de post grado, etc. le permitieron conceptualizar, en una urdimbre entre praxis y teoría, la construcción del psiquismo y sus bases corporales. Así también mejorar las reglas y encuadre de estos abordajes enfatizando siempre la actitud y disposición del coordinador para analizar la intensa, y a la vez sutil, transferencia que se desarrolla.