La partición del psicoanálisis o el torbellino de los signos

Categorías: ,
Autor: Juan Bautista Ritvo
Editorial: Otro Cauce

Consultar

«La partición del psicoanálisis o la rebelión de los signos» es, antes que nada, un antídoto contra el veneno del `lacanismo portatil`, pero también contra el veneno del `fundamentalismo psiconanalítico`. ¿Y qué libro de Juan no lo es? Quizá todos. Pero cualquier pretensión de totalidad resulta no solo imposible, sino vana, porque cada libro de Ritvo se sustrae de una totalidad e irrumpe único y fuera de serie. Se trata entonces de eso que insiste en Ritvo. Y eso que insiste, insiste cada vez como si fuera la primera. Los lectores agradecemos que Ritvo no se desentienda de eso que insiste en él —temporalidad, contingencia, sujeto, lectura, por mencionar solo algunas de esas insistencias—.

La escritura de Ritvo nos sacude y nos abisma; nos asombra y nos inquieta. Acaso porque incluye también sus propios asombros y sus propias inquietudes; sus oscilaciones y sus balbuceos: se trata de la “vacilación de la palabra, siempre tanteando lo porvenir”. Y es que, como dijo alguna vez Jorge Jinkis, Ritvo se deja llevar, lo lleva ,es llevado, por la diablura del estilo. Juan Bautista Ritvo escribe el con el latido de la carne que lee. Juan Bautista Ritvo escribe el latido de la carne que lee. Ritvo, cada vez, un hallazgo.

 

Elijo dos lugares de los que no quisiera irme:

«Aparte se verá que constantemente traigo discursos de otras zonas en un orden palimpséstico; lo hago introduciendo un elemento extraño en las construcciones psicoanalíticas porque asi y solo así es posible leer, si es que leer es una perturbación de un texto y no solo un reflejo amable de él.»

«Quizá lo decisivo, dramáticamente decisivo, consiste en lo siguiente: cada uno está solo mas allá de las reciprocidades que ahogan tanto como tranquilizan; pero en la búsqueda de la verdad se requiere imprescindiblemente de los otros, aunque finalmente cada cual deba llegar a lo cierto por sí: cada uno por sí pero no sin los otros».

 

Alexandra Kohan